Cuando la caja de mi empresa refleja un importe en negativo

La caja nunca puede tener saldo negativo ( a no ser que tengamos un gnomo fabricando dinero por la noche) y, si lo tenemos, solo puede ser debido a 3 factores:

1.- Diferencias temporales, lo cual no sería un problema si se corrigen en un corto espacio de tiempo.

2.- El empresario está poniendo dinero de su bolsillo pero, si la posición deudora se dilata en el tiempo, estaríamos hablando de un préstamo y tendríamos que tratarlo como tal.

3.- No facturamos todo lo que cobramos, es decir, tenemos caja B. Normalmente Hacienda se decanta por esta tercera interpretación y podrá reclamarte el IVA, Impuesto de Sociedades, sanciones e intereses de demora.

«Ten mucho cuidado y controla el saldo de tu caja» . Si es negativo, averigua el motivo y corrígelo ya que tiene otras implicaciones a parte de las contables.

 

Deja un comentario