Facturar sin estar dado de alta como autónomo

Circulan por internet multitud de artículos al respecto y, una cosa es clara, “ hay que estar dado de alta en Hacienda”. En la Seguridad Social, la cuestión es diferente ya que la legislación habla de “habitualidad” y, aunque nos encontramos ante una laguna normativa, los tribunales consideran que no existe esta habitualidad cuando los ingresos mensuales no superan el salario mínimo interprofesional.

Cuando la Seguridad social detecta el alta en Hacienda, te puede dar el alta en RETA (autónomo) de oficio y tendrías que demostrar tu situación para que se aplique la jurisprudencia y se reconozca tu derecho a facturar sin ser autónomo. Esto puede generar gastos jurídicos.

Un caso particular es el de los profesionales que, trabajando por cuenta ajena, sean requeridos para impartir algún curso relacionado con su profesión. Estos no tendrían que ser autónomos, no deben emitir factura del mismo y los ingresos correspondientes se declararían como rendimiento del trabajo con su correspondiente retención practicada por el pagador.

 

¿Puedo coger dinero de la caja para cobrar mi salario?

NO. El impago de las nóminas puede llevar a algún trabajador puede pensar en coger dinero de la caja de la empresa, o llevarse material o cosas de la empresa para cobrarse la deuda que tiene con él, pero se tiene que evitar por todos los medios actuar de esta forma, ya que el impago o el retraso no justifica este tipo de actuaciones que pueden suponer un despido disciplinario , sin derecho a indemnización alguna, e incluso puede ser un delito por robo.

 

¿Hasta qué día se puede pagar la nómina?

El artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores especifica que «la liquidación y el pago del salario se harán puntual y documentalmente en la fecha y lugar convenidos o conformes a los usos y costumbres» aunque normalmente viene establecido en el Convenio Colectivo de cada sector.

Asimismo, detalla que el periodo de tiempo para efectuar dicho abono de la nómina “no podrá exceder un mes”. De hecho, el mismo artículo del Estatuto de los Trabajadores señala que el interés por el retraso en el pago del salario “será el 10% de lo adeudado”.