¿ Qué es el Lean Manufacturing o Lean management?

Es un modelo de producción cuyo fin es eliminar todas los procesos que no aporten valor al producto o servicio y, con la mejora de estos, obtener un aumento total en la productividad.

Sus principios son:

  • Hacerlo bien a la primera: cero defectos, esto se debe conseguir con la detección de los problemas y su solución en el origen.
  • Minimizando el derroche: excluyendo las actividades que no agregan valor al producto.
  • Mejora continua: teniendo como axioma el poder garantizar la calidad del producto o servicio, tratar continuamente de aumentar la productividad, y la reducción de costes.
  • Procesos “pull”: las cantidades producidas se fabrican en respuesta a la demanda (para evitar sobre-producción).
  • Flexibilidad: tener la capacidad de poder fabricar variedad de códigos de productos diferentes y en cantidades  diferentes –a petición-.
  • Construcción y gestión de una relación y colaboración a largo plazo con los proveedores, llegando a acuerdos para compartir el riesgo, los costes y la información.
  • Cambio del enfoque principal: al cliente no se le vende un producto, si no que al cliente se le aporta una solución.

¿ Sociedad o empresario individual ?

Depende de varios factores: beneficios previstos, inversión inicial, número de socios, etc. No me canso de decir que cada negocio es único y lo que le va bien a uno le puede ir mal a otro.

Si tu negocio requiere una gran inversión inicial y necesitas financiación externa, seguramente te interesa constituir una sociedad, no solo por la responsabilidad de los socios, sino también por solidez ante las entidades financieras.

Si empiezas solo y no tienes que realizar una gran inversión inicial, nosotros aconsejamos empezar como empresario individual ya que la gestión es más sencilla y barata y, cuando tu negocio se consolide, podrás constituir una sociedad en cualquier momento.

Cabe señalar que se puede elegir constituir otros tipos sociedades no mercantiles ( comunidad de bienes, asociación, sociedad cooperativa) pero ya hablaremos de ellas en otra entrada..

 

Facturar sin estar dado de alta como autónomo

Circulan por internet multitud de artículos al respecto y, una cosa es clara, “ hay que estar dado de alta en Hacienda”. En la Seguridad Social, la cuestión es diferente ya que la legislación habla de “habitualidad” y, aunque nos encontramos ante una laguna normativa, los tribunales consideran que no existe esta habitualidad cuando los ingresos mensuales no superan el salario mínimo interprofesional.

Cuando la Seguridad social detecta el alta en Hacienda, te puede dar el alta en RETA (autónomo) de oficio y tendrías que demostrar tu situación para que se aplique la jurisprudencia y se reconozca tu derecho a facturar sin ser autónomo. Esto puede generar gastos jurídicos.

Un caso particular es el de los profesionales que, trabajando por cuenta ajena, sean requeridos para impartir algún curso relacionado con su profesión. Estos no tendrían que ser autónomos, no deben emitir factura del mismo y los ingresos correspondientes se declararían como rendimiento del trabajo con su correspondiente retención practicada por el pagador.

 

Las claves de un empresario para llegar al éxito

Para conseguir el éxito, es necesario tener ciertas habilidades porque, por muy bueno que sea el negocio y la coyuntura que le rodea, si carece de ellas, no servirá de nada el resto:

  • Amar lo que hace.
  • Tener “olfato” para detectar oportunidades
  • Capacidad de luchar frente a los inconvenientes del entorno.
  • Capacidad de adaptación a los cambios
  • Ser buen comunicador
  • Disfrutar creando su negocio.
  • Capacidad de tomar decisiones
  • Paciencia